Editorial: ¿Y si nos abrazamos como en la final del mundo?

Por: Luciano Meneghini.

Desde que tengo uso de razón, siempre me han enseñado a cuidar lo que tengo y mirar para el costado con respeto es decir: a la persona que tengo al lado, ademas de exigir justicia y no dejarme pisar.

Aunque no creo en la Iglesia, tengo comunión, confirmación y fui a un colegio católico, además de formarme en mi club de barrio… Creo en los valores del compañerismo, en querer al otro como me quiero a mí. Sinceramente estoy en un momento de deconcierto, de tristeza y angustia, donde los valores y la batalla cultural se estan perdiendo.

No puedo comprender, les juro que no… no puedo entender como algunos quieren que le vaya mal a la persona que la sociedad le ha dado la espalda históricamente, en creer que los que reciben ayuda son de lo peor que hay. A mi no me gusta, no me gusta que la gente que quiero se encuentre con estos pensamientos, que los catalogo… pensamientos del mal y el odio.

Yo no tengo la verdad, ni tampoco me intereza tenerla, pero si quiero el abrazo humanitario como cuando mete un gol Mess, necesito que esté. Porque será lo unico que nos salvará.

Donde los formadores de precios y los tres poderes nos hablen a la cara, y quieran un poco al mejor país del mundo, para poder tener las ganas y la esperaza en que esto va a mejorar.

¿No creén que sería mejor? Porque me dejan la incertidumbre, la duda… de que no quieren mejorar y eso es egoismo, es miseria para el pueblo… somos seremos humanos o qué?



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Más del autor